Las cocinas también se han sumado al deseo de contar con una cocina personalizada de una manera económica y original. Una opción que se ha vuelto a poner de moda sin necesidad de obras es revestir con papel pintado sus paredes.

Hablamos de la posibilidad de trasladar los estampados que vemos en los tejidos a tu cocina, lo que crea un ambiente bastante acogedor y que le da un estilo muy vintage que se agradece. Eso sí, olvídate de la calidad y los papeles de cuando estabas en casa de tus padres, el papel pintado ha vuelto, pero ha mejorado mucho en cuanto a sus prestaciones.

¿Qué ventajas tiene el papel pintado para cocinas?

Como hemos dicho antes, el papel no es lo que era antiguamente, los materiales y avances en las técnicas han hecho mucho por la mejora del papel pintado, que actualmente puedes colocarlo en cualquier lugar de tu casa. Vamos a enumerar sus ventajas:

  • Es sencillo de limpiar y en poco tiempo puedes renovar fácilmente el papel con solo cambiarlo por otro modelo o por el que tenías si te gustó mucho.
  • De gran utilidad a la hora de tapar grietas, imperfecciones o manchas que por mucho que lo hayas intentado no se van.
  • Capacidad para crear efectos visuales interesantes: es posible incluso crear ambientes diferentes en un mismo espacio, por ejemplo, si tu cocina es grande, puedes tener uno en la cocina como tal y otro donde tenéis la zona con la mesa y las sillas.
  • Es posible decorar armarios o estanterías. Solo tienes que cambiar el papel pintado en su fondo y seguro que la percepción que vas a tener es distinta.
  • Gran facilidad a la hora de poder colocarlo, de mantenimiento y a la hora de limpiarlo.

Como ves, el papel pintado para cocinas ha vuelto para quedarse y no va a ser flor de un día. Aunque pueda parecer mentira, cada vez más se ve como una opción práctica para poder tener decoraciones personalizadas, algo que en un mundo tan práctico se agradece mucho. Así que ya sabes, si quieres que tu cocina luzca bonita, ¡el papel pintado para tu cocina es la solución!