En este blog te hablamos de hoteles y turismo y de alojamientos estupendos. Y como nunca viene mal un consejillo hoy te acercamos algunos trucos para aprovechar el alquiler de un apartamento o casa rural de vacaciones. Trucos ¿como qué? Pues como contratar una empresa de limpieza a domicilio o cocinar un poco para no dejarte los ahorros en McDonald’s.

¡A la conquista de nuevos lugares!

¿Tienes previsto un viaje? ¿Eres amante de la aventura? Y más concretamente, ¿eres de esos que se cargan la mochila al hombro y dan con sus huesos en cualquier albergue o ya te miras un poquito más lo del alojamiento? Bueno, muchas veces depende de la compañía o del momento si eliges una opción u otra pero cuando no te quieres gastar demasiado dinero una buena opción es la de alquilar.

Los alquileres de apartamentos (o casas rurales, o masías, o…) por temporadas largas son una opción genial, que cada vez más viajeros, en especial familias, escogen para sus vacaciones que sean de algo más que una escapada de fin de semana. Vas a tus anchas, eres dueño de tus horarios, sabes lo que consumes y estás a solas con tu familia en un sitio del que acabas haciendo algo así como la elongación de tu propio hogar por una temporada.

El propio concepto tiene pros y contras, claro, así que a continuación te dejamos algunos consejos para disfrutar de tu estancia al máximo, debiéndote sacrificar por ella lo mínimo.

 

Los trucos para sacarle partido a tu alojamiento de alquiler

  1. La limpieza a domicilio: lo más pesado, en manos de otros

Sin duda, lo más aburrido y que conlleva una pérdida mayor de tiempo, es la limpieza del lugar que alquiles. No entra en la cabeza de nadie tener que sacrificar horas de excursiones, visitas o paseos, en pasar la aspiradora y fregar, ¿a que no? Bien, pues deja ese trabajo a otros. Contratar un servicio de limpieza a domicilio que adecente el lugar mientras tú y los tuyos disfrutáis plenamente del día de vacaciones no tiene precio. Un par de horas alguna vez a la semana será suficiente: no pagarás demasiado, y podrás olvidarte de ese (gran) problema.

  1. Cocina un poco y ahorra un mucho

Sí, sí. Ya te decíamos que ahorrar tiene pros y contras y lo de cocinar evidentemente puede tener tantos fans como detractores. En efecto hay dos posiciones mayoritarias: 1) ¡Comamos fuera cada día! 2) Démosle un poco al puchero en casa. Está claro que o te gusta cocinar o da un poco de pereza ponerse a ello… pero está claro que comer en casa significa un ahorro importante. Por ejemplo puedes desayunar y cenar en casa y comer en restaurantes de la zona por la que hagas turismo ese día. Tampoco tiene que ser tanta molestia cocinar porque si tenemos en cuenta que lo de alquilar apartamento se hace principalmente para ganar en tranquilidad, puedes aprovechar los ratos de cocina para darle un poco de música al sitio y planificar con la familia qué haréis al día siguiente.

  1. Busca el mejor emplazamiento

Los apartamentos de alquiler ya suelen estar en zonas turísticas pero lo bueno es que hay un poco de todo. Así que alquila un sitio no demasiado céntrico (es decir, un poco alejado del ruido típico del centro de cualquier ciudad) pero tampoco te vayas al extrarradio. Así tendrás un sitio tranquilo, para estar a tu aire pero al que podrás ir al mediodía por ejemplo a ducharte o a dejar la mochila y coger tu bolso para la noche. O lo que es lo mismo, no tendrás que hacer de sherpa todo el día porque tu piso queda en la Conchinchina, típico problema de turista. Ya verás que con poco equipaje el viaje se disfruta más. Y si tienes niños (y sus mil enseres) aún lo notarás más.

  1. Aprovecha los ratos muertos

Está claro que todos nos vamos de vacaciones con ganas de comernos ese nuevo sitio pero caminar todo el dia cansa a no ser que seamos atletas de marcha (y no suele ser el caso)… Así que cuando estés rendido/a y en el sofá y con una copa de vino y recuperando el aliento, aprovecha para coger la guía turística y encandilarte con esos nuevos sitios que te mueres por descubrir. Tiempo ganado, que no malgastarás por la mañana antes de ponerte de nuevo en ruta. Y estos ratitos también están muy bien para revisar las fotos del día, borrar las que no te gusten y liberar un poco de espacio en la cámara…

Por lo demás, seguro que tienes tus truquillos para viajar. En este blog nos gustan los comentarios así que siéntete libre para hacer tu aportación. Tampoco seas tímido/a y ¡comparte este post en redes sociales si te ha gustado lo que te contamos o si ya contratas limpieza a domicilio o si te has vuelto un/a cocinillas y le sacas mucho pero que mucho partido!